10 Errores Comunes

  • Hacer una oferta sin ser precalificado.

La precalificación facilitará el proceso de compra.  Hable con un prestamista bancario. Las preguntas específicas del prestador le ayudará a determinar lo que usted puede pagar y el vendedor querrá ver la carta de precalificación antes de aceptar una oferta

  • No tener inspección de casa.

Tratar de ahorrar dinero hoy puede terminar costándole mañana. Un inspector de viviendas calificado detectará problemas que muchos compradores pueden pasar por alto.

  • Limitando su búsqueda a casas abiertas, anuncios o internet

Muchas cases en venta en el Internet ya se han vendido.  Su mejor curso de acción es ponerse en contacto con un inmobilario.

  • Contratar a un agente inmobilario en el que no confías.

La relación con tu agente de bienes raíces debe ser basada en la credibilidad y profesionalismo que te muestre. Eso te dará confianza en que estás en buenas manos; si no lo sientes así, termina la relación y busca otra persona que te ayude. Tu agente estará de acuerdo contigo, y se harán un favor mutuamente.

  • Comprar la primer casa que vean.

No te dejes convencer solo por una bonita fachada. La compra de la casa debe ser pensada como una que será para largo plazo (aunque la vendas al poco tiempo). Analiza en detalle porque te conviene esa propiedad y porque no.

  • No conocer la comunidad y sus alrededores

Hay una regla básica: Visita la comunidad a distintas horas del día para ver si siempre se ve igual. Si tienes dudas haz una búsqueda por internet con el nombre del vecindario.

  • No entender el contrato ni los términos de la hipoteca

Con el entusiasmo del cierre y la cantidad de papeles, los compradores tienden a firmar sin mirar ni cuestionar. Pregunta y aclara dudas porque ese es un momento definitivo.

  • Hacer una oferta ridícula

Es verdad que puedes negociar uno precio más bajo que el anuncio. Pero la oferta es un asunto serio y tienes que dejar ver tu buena fe de comprar y de no hacer perder el tiempo. Antes de hacerlo pregunta si el dueño está dispuesto a negociar y haz tu oferta basada en eso y en las ventas comparables (a cuánto se están vendiendo propiedades similares).

  • Comprar al límite de su presupuesto

Una casa requiere inversión más allá del pago mensual de hipoteca. Aunque el banco te cualifique para un préstamo mucho más alto, si sientes que el pago de ese préstamo te deja sin un centavo para otros gastos, busca una propiedad más económica. Ellos lo hacen a través de tu información de préstamos y gastos reflejados en el informe de crédito pero tú sabes los gastos que conlleva tu estilo de vida.

  • No saber los costos totales involucrados.

Al principio del processo, preguntele a su inmobilario o prestamista cuales son los costos de cierre.  Ellos le pueden dar una estimación.